domingo, 8 de abril de 2012

La otra mujer (Roberto Ampuero)

Si tengo que buscar un calificativo para esta novela de Roberto Ampuero, diría que me ha resultado curiosa e interesante.
Curiosa porque lo que parece ser una simple historia de celos de una mujer que descubre a la muerte de su marido que éste tenía una amante, al final termina siendo algo totalmente diferente y en cierto modo inesperado.
Interesante porque la forma de contar la historia, utilizando un manuscrito hallado de forma casual y la realidad que el narrador va investigando por su cuenta de forma simultánea, hace que se mantenga el interés en todo momento.
Un descubrimento agradable, pues no conocía nada de este autor.

Sinopsis

Bajo el suelo de madera de un apartamento en la ciudad de Berlín descubren un manuscrito de hace más de dos décadas. Es el original de una novela del desconocido escritor Benjamín Plá, titulada La otra mujer. El manuscrito llega a las manos de Orestes Cárcamo, un profesor de literatura latinoamericana de visita en la ciudad germana. Éste se obsesiona por conocer si aquella novela es ficción o una realidad concreta. Coinciden nombres, calles de un Santiago y un Valparaíso de Chile de hace más de veinte años, en pleno régimen militar y en medio de hechos tan escabrosos como sombríos.
El profesor decide realizar un viaje -casi detectivesco- al país que cuenta el relato.
Paralelamente, en La otra mujer -la novela dentro de la novela- se narra la historia de Isabel, una mujer con una vida tranquila y acomodada, pero que un día encuentra muerto a su marido en la cama. Desde ese momento todo parece desmoronarse para ella. Descubre que su esposo, un conservador y prestigioso cirujano, le fue infiel durante años. Para Isabel la otra mujer se transforma en una obsesión que no se relaciona sólo con el engaño, sino con las sombras del terror de una época.
Con esta novela, el autor de El caso Neruda y Nuestros años verde olivo regresa a un período oscuro, tenebroso, emocionante y a un paisaje entrañable: el puerto de Valparaíso, contado calle a calle, cerro a cerro, en un relato de intriga y misterio de una extraordinaria fluidez narrativa y giros imprevistos.

2 comentarios:

Mª luz dijo...

Menos mal que todo era una fantasía. Menudo disgusto

Asun Yáñez dijo...

Bueno, más que una fantasía lo que pasa es que la realidad era aún peor. Pero no te lo voy a desvelar...