lunes, 11 de junio de 2018

El lector del tren de las 6.27 (Jean-Paul Didierlaurent)

Hay veces en que una novela aparentemente anodina te transmite más de lo que esperas encontrar en ella. Y esto me ha sucedido con ésta de Jean-Paul Didierlaurent, que encontré por casualidad en la biblioteca.
Lo primero que me atrajo fue que habla de libros, de una persona que lee cada día un poco en el tren sin importarle quién le escuche. Y me suelen gustar las novelas que tratan de libros y de lectores. Pero la novela tiene mucho más.
Si la analizamos podemos descubrir cómo habla de la rutina, de la monotonía de un trabajo que no te gusta pero no puedes dejar, de la importancia de las pequeñas cosas, esas en las que no nos fijamos, pero que pueden alegrarnos el día...
Todo eso condensado en muy pocas páginas y con una lectura muy amena que no puedes dejar, pues hay una pizca de intriga que mantiene el interés. Y, lo más importante de todo, que te deja buenas sensaciones cuando la terminas, algo que después de los momentos pasados, un tanto complicados, se agradece mucho.


Sinopsis

domingo, 3 de junio de 2018

A menos de cinco centímetros (Marta Robles)

Me gusta la novela negra, así que sentía curiosidad por leer esta de Marta Robles, que no es una escritora típica del género. obviamente. Y no diría que es de lo mejor que he leído, pero creo que para ser su primera incursión en él se ha defendido aceptablemente.
Lo mejor: los personajes, que resultan interesantes en sí mismos; las referencias a múltiples conflictos del mundo actual (guerras, tratas de mujeres, conflicto judío-palestino...), en los que no se profundiza, pero que me parecen bien tratados; la dosis de intriga; su lectura amena, casi sin enterarte.
Lo peor: la constante referencia a la indumentaria de los personajes, demasiado minuciosa y sin olvidar las marcas; el final, desde mi punto de vista algo precipitado.
En resumen, lectura entretenida sin más, de esas de aeropuerto, que digo yo, que me hace pensar en darle otra oportunidad a la autora.

Sinopsis